+

lunes, 8 de noviembre de 2010

Heraldos de la Luz (Víctor Conde) NO JR

Las luchas entre el bien y el mal, seguro que comenzaron en lunes. Por eso hoy, os dejo la reseña de Heraldos de la luz de Víctor Conde


Título: Heraldos de la luz
Autor: Víctor Conde
Sello Editorial: Hidra
Cubierta: Rebeca Saray
Prólogo: José Antonio Cotrina
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
Formato: 21x14 cms
Nº de Páginas: 352
ISBN: 9788492939176
Precio: 17€

Sinopsis:

Mientras la batalla entre el Cielo y el Infierno llega a su punto culminante, tres jóvenes elegidos viven sin ser conscientes de su auténtico destino. Tanya compite en un concurso de talentos para demostrar que tras su look de Lolita hay un cociente intelectual muy superior a la media. Erik actúa como doble en las escenas más arriesgadas de una película de acción. Y Mauro subsiste como un scene inadaptado.

Una misteriosa joven llegará para advertirles de que corren peligro, y pronto Tanya, Erik y Mauro serán testigos de cómo el choque entre Luz y Oscuridad comienza a cobrarse víctimas de una forma terrible. ¿Qué podrán hacer ellos frente a esta espiral de violencia eterna?

Espectacular revisión de la mitología sobre ángeles y demonios, Heraldos de la luz sorprenderá a quienes se atrevan a asomarse a sus páginas con una historia sumamente adictiva que crece en intensidad hasta llegar a su deslumbrante final.


Fragmento del libro:


Había caballos dentro de lámparas chinas.
Enormes, gigantescos caballos de madera que se alzaban en poses gloriosas en el interior de lámparas de papel de centenares de metros de altura. Los colosos, que el viento movía de un lado para otro como si no pesasen nada, floraban en un océano hecho de luz brillante, dorada, multicolor en los rompientes de esa luz contra los arrecifes del tiempo. Las lámparas chocaban de vez en cuando contra esos arrecifes, y era como ver deshacerse un castillo de naipes de un kilómetro de altura, pero sin sonidos, solo con formas, con movimientos, con recuerdo reducidos a cenizas.
(...)-Esos caballos gigantescos que ves son almas humanas.
Tanya estaba que no cabía en sí de gozo. ¡El cielo existía, era de verdad!
-Pero... si son almas -se asombró-, ¿por qué se estrellan?
-Estás viendo la esencia de personas vivas, pequeña. Así navegan por el proceloso río de la vida, y cuando tocan un arrecife, el cuerpo mortal fallece y el caballo puede galopar, libre al fin.

Opinión personal:
Séfora es un ángel menor que viaja a la Tierra para cumplir una misión: reunir a los elegidos que estropearán los planes del mal. Se está librando una batalla entre el cielo y el infierno y el tiempo apremia. Por eso, con la ayuda de Nínive (otra ángel "encerrada" en un espejo de mano) deberá localizar a los elegidos y entrenarlos para luchar. La primera de la lista es Tanya, una adolescente que pertenece a la tribu urbana de las Lolitas y que en medio de un concurso de talentos, presencia como Séfora se materializa con alas y todo. En un primer momento piensa que alucina pero después de que los demonios ataquen a sus padres, creerá a pies juntillas todo lo que Séfora y Nínive le digan. Así, las tres juntas van a buscar a Erik, un chico que trabaja de doble en las películas de acción y que mientras está rodando una escena con una moto, presencia un ataque demoníaco. En él, su mejor amigo pierde la vida. Por eso no duda en unirse a las chicas y buscar al último candidato: Mauro, un chico que pertenece a otra tribu urbana, los Scene. Cuando lo encuentran en compañía de Rhea -otra scene-, es casi un deshecho humano pero hay un motivo muy fuerte que explica su estado. Los tres elegidos están destinados a ser un tipo distinto de ángel y a cumplir su destino, luchando con el bando celestial para erradicar el mal. Pero parece que esta guerra la está ganando Lucifer.

Heraldos de la luz es uno de esos libros que enganchan nada más leer la primera página. Mantiene un ritmo constante y antes de que te de tiempo a pensarlo, lo habrás leído. Aporta personajes que se salen del prototipo de protagonista al que estamos acostumbrados. Por ejemplo, hay una escena en la que Séfora bebe cerveza y los que lo presencian, se sorprenden porque piensan que un ángel no puede tomar alcohol. Un pequeño fallo que he visto es la facilidad que tiene el autor, para quitar de en medio a algunos personajes cuando ya no son relevantes en la trama. Por lo demás, puedo decir que es una novela muy visual, que me ha encantado de principio a fin. Las explicaciones de como funcionan el cielo y el infierno me han gustado muchísimo. Si tuviese que quedarme con alguna en concreto sería con la cita que os he puesto más arriba.  Lo recomiendo, además tengo que añadir, que el libro ya va por la segunda edición ;)


Enlaces de Interés:
-Editorial Hidra
-Blog de Víctor Conde
-Primer capítulo
Agradecimientos a editorial Hidra

Ficha y opinión por Rocío Muñoz

3 comentarios:

  1. Madre mía, por la segunda edición ya. Sí que le tengo muchas ganas a esta novela.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho la reseña Rocii, es incrible que una editorial que acaba de salir ya vaya por la segunda edición, asique eso es un punto más para mostrar que es un buen libro...

    Le tengo en las estanteria y me llama mucho mucho, a pesar de que la cubierta no es de mi agrado, tengo muchíiiiiiiisimas ganas de leerle y con tu reseña pues más =)

    Muy buena Roxiii!

    ResponderEliminar
  3. Ángeles y Demonios? me gusta la idea de que los libros se salgan de los típicos vampiros.

    Ya en mi lista de deseos.

    Buena reseña

    ResponderEliminar

Trata que tus comentarios hagan referencia al artículo publicado. Los mensajes fuera del tema, promocionales o aquellos que resulten ofensivos para los usuarios de la página, serán suprimidos.

"Todo hombre es tonto por lo menos 5 minutos al día; la sabiduría consiste en no rebasar el límite."

- Elbert Hubbard