+

lunes, 19 de abril de 2010

Ganadora del Concurso Los Iniciados

Hola a tod@s!!! Ya tengo los resultados del concurso para ganar un ejemplar de Los Iniciados firmado por Lucía Arca. Había que continuar el inicio del primer capítulo. Yo seleccioné a cinco finalistas y la propia autora ha elegido a la ganadora:

Nereida Pérez


El cálido y aromático fluido resbaló por la comisura de mis labios, haciéndome su esclava. Ansiaba más, mucho más. Mis brazos se aferraron fuertemente a su espalda y, de repente, como quien se acuerda de haber dejado abierta la llave del gas al salir de casa, lo solté y me alejé de él.




VENGANZA

Contemplé con un deje de culpabilidad el rostro desencajado por el miedo de mi hermano pequeño. No, a él no quería matarlo, él nunca llegó a conocerme.
En el suelo, con los cuellos manchados con su propia sangre: mis padres.
Memoricé aquella escena para poder recordarla cada día de mi existencia eterna.
Salí a la noche fundiéndome con la oscuridad de las calles, esquivando la luz de las farolas, e inevitablemente, con los labios curvados en una sonrisa macabra.
Mi segunda víctima no se hallaba muy lejos de allí, y aún quedaba mucho para que saliera el sol, así que decidí que lo mejor era acabar con todo aquello esa misma noche.
Me resultó fácil entrar por la ventana semiabierta de la habitación de la que fue mi mejor amiga, y morderla limpiamente, sin un grito, como si todo aquello fuera para ella una pesadilla de la que no volvería a despertar.
Para mi otro amigo, la muerte fue más piadosa. Estaba llena y me sentía como una garrapata gorda y a punto de estallar, así que me limité a partirle el cuello.
Se acabó, me dije. Eres libre, repetí en mi mente.
Vagué sin rumbo durante horas, perdiendo la noción del tiempo, pese a que un instinto superior me instaba a esconderme de los eminentes y mortíferos rayos del sol. Pero yo proseguí, sin saber muy bien adonde me dirigía hasta que me encontré en la puerta del cementerio. Anduve lentamente por el camino que tan bien conocía, inspirando el olor a tierra húmeda y a soledad.
Me arrodillé frente a la tumba. Mi tumba.
Al fin había cumplido mi venganza, pero en lugar de paz, lo único que sentía era un vacío en la zona donde debía haber latido el corazón.
Venganza, murmuré. Intenté que aquellas palabras sonaran en mis labios tan dulces cómo lo había sido una vez, pero ahora tenían un regusto amargo.
Acaricié las letras gravadas en la lápida, mi nombre.
Ellos habían intentado matarme, ellos que eran todo lo que tenía. Aún recuerdo el olor del miedo y del rechazo que emitían. Y yo los había querido. Nunca me aceptaron, y entonces un día vi esa lápida en el cementerio. Yo estaba muerta para ellos.
Era justo. Ahora también estaban muertos para mí. Debería haberme alegrado, y sin embargo en su lugar estaba aquel vacío que no me dejaba respirar, aunque mis pulmones ya no lo necesitaban.
Yo estaba muerta para ellos, y aún así...
Comencé a llorar sin lágrimas, y me acurruqué en mi tumba, acorralada como el monstruo en que me había convertido, a la espera de que el amanecer me entregara para siempre a aquella tierra, aspirando el aroma de un ramo de flores recientes. Un recordatorio de que siempre me quisieron a su manera.


Agradecimientos a Lucía Arca

9 comentarios:

  1. Es triste pero a la vez conmovedor! Felicidades a la ganadora! saludos

    ResponderEliminar
  2. Felicidades Nereida!!!

    el relato es increible, me ha encantado!! ^^

    ResponderEliminar
  3. ênhorabuena a Nereida!
    besitos^^

    ResponderEliminar
  4. gracias a todos!!!
    y gracias tambien a juvenil romantica y a Lucia *____* en serio, me he quedado a cuadross.
    esperaré ansiosa el libro!!! ^^

    ResponderEliminar
  5. Felicidades Nereida, espero que te guste la novela
    xoxo
    pdta. el relato fabuloso^*

    ResponderEliminar

Trata que tus comentarios hagan referencia al artículo publicado. Los mensajes fuera del tema, promocionales o aquellos que resulten ofensivos para los usuarios de la página, serán suprimidos.

"Todo hombre es tonto por lo menos 5 minutos al día; la sabiduría consiste en no rebasar el límite."

- Elbert Hubbard