+

domingo, 6 de diciembre de 2009

ETERNIDAD: LOS GANADORES Y LAS VOTACIONES



¡Hola a todos! Justo ahora acabo de llegar a casita y me he puesto con el portátil para subir los ganadores.

También, antes de comenzar, quiero agradecer a todas aquellas personas que me habéis preguntado por mi salud. ¡Muchas gracias por vuestros buenos deseos!


En este concurso han participado un total de 99 personas en un mes con distintos primeros capítulos, cuyos protagonistas (o al menos uno de ellos) eran inmortales. Ha sido una tarea difícil para el encargado (Dani91) y dos integrantes más del jurado (usuarios del foro) seleccionar a las 5 que ganarían un ejemplar completamente gratis, por escritura, de ETERNIDAD.
Por ello se ha tomado la decisión de subir los relatos de 6 personas, y que seais vostros mismos quienes decidáis el resultado final. El voto lo podéis hacer de forma anónima si lo deseáis. Para esta elección tenéis hasta el lunes. Arriba pondremos una imagen a través de la cual podréis acceder a esta entrada para escoger.

ACLARACIÓN: Las historias han sido publicadas tal y como nos han sido enviadas.


Del mismo modo, tampoco desvelaremos que personas han ganado el sorteo hasta que hayais votado, porque tendremos muy en cuenta a aquellos que voten aquí con el nombre con el que nos habéis mandado la historia para participar a este concurso.


¡UN ABRAZO!
¡ESPERAMOS QUE DISFRUTÉIS DE ESTOS 6 CAPÍTULOS!

(Nota:
Los escritores de estas historias no pueden desvelar su identidad hasta finalizar la votación)


PRIMERA HISTORIA:

Eternos, el despertar:


Hola soy marine y dentro de poco cumpliré los 17 años. Nunca conocí a mi madre y mi padre murió cuando tenía 5 años, mi familia adoptiva me empezó a querer cuando vieron que podrían sacar dinero con mi don para la natación, hicieron lo mismo con mi hermano Eric en equitación. Él se fue de casa al cumplir los 18 y mi mayor sueño es cumplirlos para poder ir en su busca.
Actualmente estoy inscrita en 2 competiciones, una de ellas empieza en 25m. Llevo mucho tiempo entrenando y aun así estoy de los nervios. Por suerte, llaga mi entrenadora para calmarme con sus típicas frases.
-Eres la mejor, no hay nadie que nade mejor que tu…
-Mira, esto es regional no una competición con las niñas de mi pueblo, han venido chicas que ganaron su primer premio a los 3 años, ¿Cómo voy a tranquilizarme?
Sé que eso ha estado mal pero estoy cada vez más nerviosa y la euforia que sentí al verla aparecer se ha desvanecido. Pasan 20m cojo la bolsa con mi equipo y entro al vestuario donde se encuentra el resto de las competidoras, que al entrar yo empiezan a cuchichear y reírse. Cuando sus risas se apagan vuelvo mi cara gélida como el hielo y ellas no vuelven a soltar palabra hasta que suena la sirena, entonces salen una a una hasta que solo quedamos verónica y yo, una vez a solas dice:
-Buena suerte perdedora, la vas a necesitar
-Te lo agradezco pero guárdate la suerte, a ver si tu ridículo cuerpo consigue curarse la lesión ¿no es cierto, cojita?
Me giro cortante, me coloco las gafas en el gorro y salgo a recibir el calor del público que vitorea nuestros nombres.
Miro entre las gradas en mi afán de comprobar si mi hermano ha venido y como de costumbre no le encuentro .A pesar de su falta siento que hay alguien en algún lugar de este estadio que me anima, me protege y me cuida, aunque no logro saber quien puesto que no reconozco a nadie. En mi embobamiento no me he dado cuenta de que me toca salir, pido disculpas por el descuido y me coloco en mi posición. Poco después se oye el típico:
-Preparadas, listas… ¡Ya!
Suena la bocina y la gente se emociona, salgo con como única cosa en mi mente ganar para esa persona.

Voy ganando ya solo quedan Verónica y sus 2 amigas que van quedando atrás hasta que no pueden seguir avanzando, como si el agua se lo impidiera. En lo que yo miro hacia sus amigas Verónica ha conseguido alcanzarme y poco después me supera. Hago un gran esfuerzo, gano terreno pero no consigo alcanzarla del todo, es tanta la rabia que tengo que noto que me inunda, y dejo de sentirme yo misma, como si alguien o algo me poseyera. En un reflejo del agua veo como el verde oscuro de mis ojos pasa al color del mar. Una vez el blanco del ojo es sustituido por el azul dejo de poder controlar mis actos. Verónica que se había girado corre asustada pero ahora yo soy mucho más rápida, una vez a su lado mi mano se cierra y ella chilla de dolor. El público enmudece y el personal está demasiado desconcertado como para actuar, solo se oye las suplicas de Verónica:
-¡Por favor que alguien me ayude, el agua… el agua me está atacando! – Su voz se desgarra ante el horror de sus propias palabras.
De repente noto como alguien me agarra, un segundo después estoy tumbada en un sofá, en un rincón oscuro de la habitación hay alguien, lo único que puedo ver son unas gafas de culo de botella que sobresalen de la oscuridad. El chico (aparentemente de mi edad) no para de dar vueltas en torno a la oscuridad pero pasado un rato, ya convencido de que yo duermo se acerco hasta el sofá y puedo verlo. Tiene el pelo moreno, unos preciosos ojos verdes esmeraldas ocultos tras esas horrendas gafas, una piel tostada además de un pequeño problema de acné y sobrepeso pero es como si todo eso intentara ocultar su verdadera belleza. De pronto lo tengo frente a mí observándome con unos ojos llenos de ternura. Pasa su cálida mano por mi mejilla y del susto abro los ojos. Él se da cuenta de que me he despertado y sale corriendo. Le sigo y le alcanzo con cierta dificultad en una habitación sin ventanas pero bien iluminada, con la única puerta taponada por mi cuerpo. Intenta escapar pero no le dejo, tras varias veces me dice:
-Por favor, deja que me vaya.
-No hasta que no me digas cómo te llamas.
-Eli, ¿puedo irme ya?
-No, en realidad eso era mentira, no te irás hasta que me contestes a todo lo que quiero preguntarte.
-¿Todo?
-Exacto, ¿cómo me sacaste tan rápido del agua? Y todavía más importante, ¿por qué?
Él duda y empieza a caminar, entonces me doy cuenta de que está disfrazado, me acerco por detrás y le levanto la camisa. Caen al suelo 4 cojines enormes y pasa de bolita a escultura griega. Él se sobresalta y baja mi mano, que seguía agarrando su camisa. Acto seguido la suelto y le quito las gafas. Él no hace nada salvo mirarme con esas esmeraldas. Le paso la mano por la cara y para mi sorpresa sus granos desaparecen, eran solo pintura.
-Soy Jason, no puedo decirte cómo lo hice, pero si el porqué, siempre que quieras saber la verdad, claro.
-Perfecto, vamos a la sala en la que me desperté, aunque esta vez no te quedes en el rincón oscuro.
Una sonrisa burlona se dibuja en su cara y al segundo estamos allí. Al segundo, Jason desaparece y vuelve a aparecer con un par de cajas en la mano, me da una taza y se sienta a mi lado.
-¿Y bien? ¿Me lo cuentas o no? –digo con tono impaciente.
-Preferiría no hacerlo, pero no creo que pueda convencerte para librarme, ¿qué quieres saber?
-¿Ya se te ha olvidado? ¿Cómo me sacaste del agua? ¿Por qué? ¿Te suena?
-Sí. No me vas a creer pero… te saqué porque te estabas descontrolando y podrías haber matado a la otra nadadora, algo que ocasionaría molestas preguntas. El como lo hice… simplemente corrí.
-Eso es imposible, yo no soy una asesina y nadie corre tan rápido como para estar en un segundo en la otra punta del polideportivo, ¿Qué vas, a la velocidad del sonido?
-En realidad a la de la luz, más o menos, todavía tengo que mejorar un poco para alcanzarla, y sé que no matarías a nadie.
-¿Entonces?
-Tu poder sí que podría.
-¿Mi poder?
-Dominas el agua de manera innata, por eso tus ojos se volvieron totalmente azules en la piscina, estabas siendo poseída por ella debido a tu ira y tu ardiente deseo de ganar.
Se hace el silencio, vuelve a desapareces y reaparecer en cuestión de segundos.
-Mira tus ojos cambiaron porque fuiste capaz de manifestar tu verdadero poder siendo todavía una eterna en estado durmiente.
-¡¿Eterna?!



SEGUNDA HISTORIA:


“Dicen que cuando Dios creó a Adán y Eva para que convivieran juntos en la Tierra, también puso en un árbol una manzana, custodiada por una serpiente que vivía en las ramas. La manzana no debía ser mordida ni probada por ninguno de los dos humanos, ni por Adán, ni por Eva. Pero Eva era demasiado curiosa, y no pudo resistir la tentación de saborear la apetitosa manzana roja. De modo que cuando Dios se enteró de que Eva le había desobedecido, castigó a sus dos creaciones humanas despojándolos de su inmortalidad y desterrándolos del Edén.
Eso es lo que cuentan las historias, pero qué hubiese ocurrido si Eva no hubiese mordido la manzana, qué hubiese pasado si Dios no hubiera puesto aquella tentadora manzana pendida de ese árbol…
Esta es la historia de Warren Philip, un humano diferente a ninguno que haya existido jamás en la Tierra. En nuestra Tierra. Pues él proviene de una dimensión, en la que en su planeta Tierra, Eva no mordió la manzana, pues la manzana allí, jamás existió.”

CAPITULO 1

Warren miró a su alrededor con resignación, el nuevo instituto al que se había internado no se parecía en nada a la fotografía que le habían enviado por correo a su antigua ciudad. Este lugar parecía un instituto en ruinas. Su coche estaba al ralentí, con el aire caliente de la calefacción apuntando hacia su apuesto rostro. Se miró una vez más en el espejo del coche y se retocó unos cuantos rizos dorados que se le habían salido de su bien peinado cabello. Él sabía perfectamente que era un joven muy bien dotado en cuanto a belleza, con sus claros ojos azules, sus labios prominentes y con ese rostro de líneas angulosas perfectas, pero realmente se había dado cuenta de ello al poco de llegar a este planeta Tierra, por alguna razón que Warren desconocía, todos los habitantes de su planeta de origen eran de algún modo, no exactamente más hermosos, si no más perfectos. Así que su belleza en esta Tierra era mucho más evidente para él, y estaba completamente seguro, para los demás humanos también.
Dejó de mirarse en el espejo y cogió su mochila del asiento vacío del copiloto, sacó las llaves del contacto del coche y con un último suspiro salió por la puerta del elegante vehículo blanco volviendo a cerrarla con cuidado con la llave. Fue caminando con paso decidido por el camino de piedras desconchadas, procurando no mirar mucho a los viejos edificios con la pintura desgastada que le rodeaban por todas partes, aquel lugar era muy grande, un instituto de internos que debía tener más de cien años y que era tan grande como una cárcel, sonaba muy prometedor, seguramente después del toque de queda comenzarían a colocar los alambres con pinchos. Miró una última vez a su espalda para ver su coche, sopesando la idea de dar media vuelta y volver por donde había venido, pero recordó que no podría volver a su Tierra hasta que no hubiese terminado lo que había venido a hacer aquí, así que volvió a mirar al frente decidido y aceleró el paso hasta la oficina de orientación sin volver a mirar atrás.
Cuando llegó al interior del edificio se sorprendió de que el lugar estuviera caliente gracias a la calefacción, eso era una buena noticia, ya había asimilado que se pasaría el curso durmiendo con estalactitas en la nariz.
Se acercó a un grupo de tres jovencitas que charlaban animadamente las tres a la vez, sin prestarse ninguna atención entre ellas. En cuanto estuvo a medio metro de ellas, las tres le miraron repentinamente enmudecidas, con estúpidas sonrisas en sus corrientes rostros.
- Hola chicas. – Se esforzó todo lo que pudo en mostrarles su mejor sonrisa y en tratar de ser educado. – Me llamo Warren, y soy nuevo en este internado, acabo de llegar y aun no me han podido enseñar nada de este lugar. ¿Seríais tan amables de decirme por favor donde puedo encontrar la sala de orientación?
- Por supuesto. – Dijo la chica rubia de en medio entusiasmada. – Yo soy Winona, pero puedes llamarme Win. – Se acercó hasta él y le cogió del brazo con una amplia sonrisa. – Yo te llevaré hasta allí, y luego si quieres, cuando terminen las clases te puedo hacer un tour por todo el internado para enseñártelo.
- Eres muy amable, cuando terminen las clases iré a buscarte para que me hagas de guía turística. – ¡Ja! Pues podía esperar sentada si creía de verdad que iría a buscarla.
El camino hasta la sala de orientación a Warren se le hizo tedioso y largo, con aquella chica tan pesada que no dejaba de atosigarle cotorreando todo el rato sin parar. Trató de no prestarle demasiada atención, solo la justa en los momentos en los que él debía dar alguna respuesta cordial para quedar bien.
- Es aquí. – La chica demoró su brazo alrededor del suyo más tiempo del que Warren hubiera querido, y finalmente le soltó. – Mucha suerte en tu primer día.
- Gracias. – Tocó a la puerta y la abrió un poco.
- Nos vemos después de las clases, hasta luego Warren. – Él se giró una última vez, le sonrió educadamente y se introdujo en la sala con rapidez.
- Hola, buenos días. ¿Qué es lo que quieres? – Una señora con el pelo canoso recogido en un moño se encontraba tras un mostrador, observándole desde detrás de unas finas gafas con las monturas enormes.
- Buenos días, Soy Warren Philip, soy nuevo, y me gustaría saber si aquí podían darme un horario de mis clases.
- Un segundo, buscaré tu ficha. – Se metió en una habitación contigua, y en menos de cinco minutos ya estaba de vuelta con un grueso sobre en las manos. Lo abrió y sacó varios documentos que depositó en el mostrador frente a Warren. – Aquí tienes tu horario, unos planos del internado, el manual con las normas de este colegio, y esto de aquí, - Cogió unas llaves de un armarito que tenia colgado de la pared. – son las llaves de tu habitación. Tu compañero ya ha recogido la suya hace un rato.
- ¿Compañero?
- Si. Compañero.
- Genial. –Dijo Warren sarcásticamente. Recogió malhumorado todos los papeles y se los guardó en la mochila, menos el horario, que se quedó observándolo unos segundos. – Historia. ¿Dónde puedo encontrar la clase de historia?
- Es el edificio de enfrente de aquí. Tiene unas letras muy grandes donde pone HISTORIA. No tiene perdida chico.
La señora se metió de nuevo en la habitación contigua evitando así mas preguntas que Warren pudiera hacerle. Él cogió un caramelo de una cestita de mimbre del mostrador y se marchó corriendo de allí sin perder más tiempo. Había calculado mal la hora de llegada al instituto desde la ciudad, y ahora no tendría tiempo ni de sacar la maleta de su coche y instalarse en la habitación, solo podía correr para llegar a tiempo a su primera clase del día en aquel odioso instituto de aquel odioso planeta.
Como la “amable” señora de orientación había dicho, el edificio no tenia perdida, y Warren llegó hasta historia sin ningún percance. La puerta de la clase estaba abierta, algunos alumnos ya estaban dentro, pero la mayoría seguía remoloneando fuera. Warren entró y se sentó en uno de los pupitres vacios dobles que había junto a la ventana, estaba sacando su libro de historia cuando una chica se plantó delante de él y dio unos suaves golpecitos en la mesa. Warren levantó la vista y la observó. La joven tenía una piel lisa y pálida, con el cabello castaño cayéndole alrededor de la cara en pequeños bucles desorganizados, y los ojos eran de un vivo azul oscuro, unos ojos profundos y expresivos, a la vez que misteriosos. La chica le sonrió con sus carnosos labios rosados y señaló con una mano el pupitre, que parecía totalmente fuera de lugar.
- Perdona. Estas en mi sitio. – Ella esperó, pero Warren la miraba todavía atolondrado. - ¿Es qué no me has oído? Estás en mi sitio, levántate y búscate otro. – Warren salió de su ensoñación y la miró sorprendido. ¿Le estaba diciendo que se levantara? Que maleducada, ni siquiera se había presentado.
- Perdona. – Warren se levantó de la silla, cogió su libro y lo depósito con brusquedad justo en la mesa contigua a la de la chica. - ¿Esta está ocupada también?
- No realmente. – La chica puso mala cara, pero pareció pensarlo mejor y dijo. – Pitt está enfermo, no creo que le importe que ocupes su sitio unos días. – Ella le tendió una mano en su dirección. – Soy Melanie, bueno, solo Lanie en realidad.
- Warren. – Él se la estrechó, y los dos se sentaron en sus mesas justo cuando el profesor entraba en el aula y cerraba la puerta tras de sí.
- Buenos días jóvenes alumnos. – El anciano profesor depositó un viejo maletín marrón en su mesa, y tras colocarse sus gafas, sacó su libro y comenzó a escribir en la pizarra.
Mientras tanto, Warren le observaba con detenimiento. Era aquel anciano profesor el motivo de que él estuviera en aquel horrible planeta Tierra, el motivo de su viaje, la cuestión era, cómo se ganaría su confianza para poder acercarse a él.


TERCERA HISTORIA:


Reloj de arena

La arena caía hacia el lado inferior del reloj, me sentía aburrido y desesperado porque algo espectacular sucediera pero eso no iba a pasar, todos los días eran iguales y yo sólo tenía una misión en la vida: vigilar ese reloj de arena.
Mi nombre es Kraze Moon y soy el Guardián del Tiempo desde hace más de trescientos años; antes de vivir en la Mansión del Tiempo vivía con mis padres y mis hermanos en el Cielo de los Inmortales pudiendo hacer lo que me diera la gana pero el día uno de enero de 1900, los miembros del Consejo Eterno llamaron a mi puerta porque el Oráculo me había seleccionado como el siguiente Guardián del Tiempo.
Fue el momento más emocionante de mi vida… y el último… porque después de despedirme de mi familia y seguir a los sacerdotes a esta inmensa mansión me di cuenta de algo: no había ningún motivo por el que estar emocionado. Recordé la figura achaparrada del Guardián del Tiempo que había gobernado nuestra tierra desde, por lo menos, que yo nací y no conseguí evocar en mi mente ninguna sonrisa por su parte, ningún gesto jovial, ningún síntoma que me hiciera pensar que su vida fuera más interesante que la mía.
Y desde entonces he estado en la Mansión del Tiempo, vigilando el reloj de arena que marca el paso del tiempo que a nosotros, los inmortales, no nos afecta, velando por la seguridad de un montón de mortales que no había visto en mi vida y todo porque un espejito mágico – el Oráculo – les dijo a un montón de viejetes calvos – el Consejo Eterno – que yo era el más indicado para cuidar de ellos hasta que el mismo Oráculo decidiera que ya era hora de cambiar de Guardián del Tiempo.
La misión que tenía era mortalmente aburrida y era lo único que me importaba. En este momento pienso que ojalá me hubiera quedado quietecito en la Mansión del Tiempo y no hubiera tocado lo que no tenía que tocar porque por esa razón el mundo, tal y como yo lo conocía, cambió completamente y todo por mi culpa, por ser tan egoísta que pensaba que todos aquellos por los que velaba me debían una compensación por los tres siglos que había pasado controlando que los granitos de arena caían al otro extremo de la superficie acristalada como se suponía que debían caer.
Recuerdo que me froté los ojos unos segundos antes de decidir que nunca había estado tan harto como en ese instante. Sentía la imperiosa necesidad de hacer algo distinto, revolucionario y entonces se me ocurrió la peor idea de mi vida. Es cierto que yo nunca he sido considerado uno de los mejores pensadores de mi tiempo pero en esa ocasión me lucí.
Moví mi mano derecha y rocé la superficie del reloj, esperando sentir el contacto frío del cristal pero eso no sucedió. Mis dedos atravesaron lo que parecía sólido y yo noté una sensación de tirantez en mi estómago, la misma que se siente cuando montas en una montaña rusa de un parque de atracciones mientras que mi cabeza comenzaba a dar vueltas como si flotara, girando sobre sí misma hasta el punto en que pensé que saldría disparada como si nunca hubiera estado unida al resto de mi cuerpo.
Cuando sentí una superficie rocosa contra mi cuerpo y que las sensaciones de dolor y confusión iban desapareciendo… me atreví a abrir los ojos al tiempo que recapitulaba qué demonios había pasado. Mi primera reacción fue chillar un taco en mi lengua natal porque de esa manera sonaba mucho más grosero que en el dialecto que me habían enseñado en la Mansión del Tiempo y después, al ponerme en pie, solté otro en un volumen mucho más bajo al darme cuenta de que estaba completamente desnudo.
Miré a mi alrededor en busca de algún elemento que me inspirara la seguridad suficiente como para resguardarme con él: un matojo de hierbas, un triciclo, una chica que me miraba boquiabierta, una piedra de mi tamaño…
Mis ojos se abrieron desorbitadamente y mi cuerpo entero enrojeció. Volví mi mirada hacia la chica que me observaba y dejé caer la cabeza, intentando cubrir mi rostro con los mechones rubios de mi cabello. Sentía tanta vergüenza que pensé que el calor de mi piel acabaría por consumirme en llamas pero eso no sucedió y de un momento a otro noté como algo me cubría la espalda y se deslizaba por la misma hasta más allá de mi trasero y respiré hondo, concienciándome antes de mirar hacia la chica que me había puesto un abrigo.
De primeras observé su rostro amigable pero me sentí hipnotizado cuando me encontré con sus dos enormes ojos azules. Me dejaron fuera de combate con una sonrisa estúpida estampada en el rostro. No sabía quién era esa chica pero mi corazón comenzó a galopar mientras con mi mirada recorría sus carnosos labios rojos, su tez morena, los hoyuelos que se le marcaban en las mejillas…
- ¿Te encuentras bien? – preguntó.
Identifiqué su idioma inmediatamente como español y entonces me di cuenta de dónde me encontraba. El reloj de arena había actuado como transportador entre la Mansión del Tiempo y la Tierra de los mortales. El Consejo Eterno me iba a matar…
Debí de poner cara de enfermo porque la expresión de la chica denotó preocupación y sus manos sujetaron con más firmeza mis hombros.
- Quizás deberías sentarte… – opinó diligentemente.
- ¿Cómo te llamas? – pregunté saliendo de mi ensoñación.
En ese momento no sabía a qué se debía la necesidad de saber más sobre esa chica que había encontrado tan de repente pero había algo en mí que me empujaba a conocerla.
Antes de que me contestara el rugido de un motor interrumpió nuestra amistosa charla. Ambos volvimos nuestras cabezas hacia el coche que, derribando a su paso árboles y vallas, se acercaba a nosotros peligrosamente, amenazando con atropellarnos.
Esa fue la primera vez que añoré el aburrimiento de mi antigua vida.




CUARTA HISTORIA:


Ver morir a la gente una y otra vez… todavía no se había acostumbrado a ello, después de todo era joven, únicamente tenía 114 años. Durante su entrenamiento su predecesora le había dejado claro que la mente no se volvía inmune hasta el milenio. Pero Mica no sabía que era peor, si sentir que te desgarraban las entrañas cada vez que alguna persona querida de tu alrededor moría o volverte inmune y dejar de tener ese tipo de sentimientos humanos.
Cuando oía a algún inconsciente decir que le gustaría ser inmortal le daban ganas de gritarle que no sabía lo que decía. Reacordaba el día que su predecesora se lo había dicho a ella como si fuera ayer:
- Mica… - le había dicho en su antigua habitación - … ya tienes dieciséis años, ya no eres una cría, tienes que asumir lo que eres… tú… tú tienes un don…
-¿Un don?... – había contestado ella con guasa sin creerse una palabra de lo que le decían – si, el don de dormirme en filosofía
Pero su antecesora no se inmutó.
- No – dijo – tienes el don de la inmortalidad, como todas las de tu clan antes que tú.
Recordaba haber estado bromeando durante un buen rato más sin creerse ni una palabra de lo que aquella extraña mujer que aseguraba ser de “su clan” le decía. Recordaba sus propios gritos, el miedo y el dolor que sintió cuando la mujer saco una daga y agarrando su brazo le hizo un corte desde el codo hasta la muñeca… recordó el olor de su sangre cayendo sobre la colcha de su cama durante el breve periodo de tiempo en el que su herida se mantuvo abierta, y recordó todavía hoy con asombro como de pronto cesaba el dolor y la herida se cerraba sin dejar ni rastro en su piel; tan solo quedaba como testigo de que aquello había sido real las gotas de sangre roja sobre su cama.
Un don, ahora sabía que aquello no era un don sino la peor de las cargas. Sabía que pertenecía al clan de las inmortales; mujeres incapaces de sentir nada por nadie, perseguidas por la humanidad por ir contra natura y enfrentadas al clan de los eternos desde el principio de los tiempos. Los eternos, hombres inmortales como ellas, los únicos que tal vez podrían comprenderlas, los únicos de los que deberían poder enamorarse debido a que no tendrían que verles morir como les pasaba con los humanos… y por el contrario, sus enemigos ancestrales, que habían desarrollado técnicas para matarlas, que luchaban con ellas cada vez que se cruzaban y la razón de que se entrenara duramente día tras día.
En aquellos cien años no solo había visto morir a su querido padre, sino también a toda su familia mortal. Su madre en cambio; que había sido una inmortal como ella, al poco de dar a luz les abandonó, pero de todo esto su padre no había tenido ni idea, él la había educado y querido como si fuera completamente humana porque “el don” no se manifestaba hasta que no se cumplían los dieciséis años. Ese era el motivo de que las inmortales ocultaran o abandonaran a sus hijas; lo hacían para protegerlas, porque en el periodo de edad comprendido desde que nacían hasta los dieciséis años era cuando más vulnerables eran y cuando más sencillo para los eternos era acabar con ellas.
Pero a pesar de que su madre había sido inmortal, ella no la había llegado a conocer. Poco después de que les abandonara murió a manos de un eterno, aquel al que llamaban El Rastreador, debido a su gran habilidad para encontrar y matar inmortales.
Esa había sido la primera razón que la había llevado a entrenarse… matar al Rastreador, vengar la muerte de su desconocida madre… pero no solo eso, lo que sentía… lo que de verdad quería era calmar la rabia que la corroía cada vez que alguien querido había muerto, cada vez que se daba cuenta de que nunca podría enamorarse sin sufrir un tormento y cuando asimilaba que algún día se convertiría en una fría mujer que no sentiría nada por nadie y cuyo único propósito era matar.
Sentía los copos de nieve caer sobre sus brazos desnudos, pasar frío era parte de su entrenamiento, después de todo no iba a morir de una pulmonía… tenía que aprender a convivir con el dolor, el frío o el calor, eso la curtiría. Era consciente de que la gente la miraba, lo cierto es que no es muy normal ir con una camiseta de tirantes en plena nevada pero con los años había aprendido a ignorar lo que la gente pensara de ella. Se encaminaba a la biblioteca de la universidad con tres libros bajo el brazo a paso rápido consciente de que tendría que haber esperado que alguna de las chicas de su clan la hubiera acompañado. Siempre tenían que ir en parejas y más si la inmortal en cuestión era tan joven e inexperta como ella. Los eternos las vigilaban; en los últimos años y gracias al Rastreador las estaban masacrando, y si la localizaban, a una inmortal sola como ella estaba, la liquidarían enseguida, tan solo con una compañera experimentada tendría una oportunidad. Con este pensamiento Mica echó a correr consciente de que cuanto antes llegara a la biblioteca mejor.
Al entrar corriendo por la puerta choco de frente con un chico que llevaba un buen montón de libros en los brazos desperdigándose todos por el suelo, tanto los del chico como los de ella.
- Lo siento… - dijo al chico que se frotaba el hombro en el lugar en el que había recibido el golpe.
- No pasa nada… - contestó él agachándose para empezar a recoger los libros del suelo – con la que está cayendo es normal que entraras corriendo – de pronto el chico pareció reparar en la camiseta de tirantes de Mica – a ver si lo adivino… - dijo -… vives en el colegio mayor de aquí alado y pensaste “me echo una carrera y no hace ni falta que pille el abrigo…”...
El chico la miraba sonriendo esperando una explicación. Era guapo, demasiado guapo… “no le mires” pensó Mica activando su radar anti-enamoramientos:
- Casi aciertas – dijo Mica bajando la vista a los libros para evitar mirar los ojos verdes del chico – la carrera me la he dado desde el coche… es que tenía el abrigo en el maletero… - mintió - …y por no ponerme a sacarlo he pensado que por una carrerita corta no me iba a pasar nada… pero ya ves… está claro que me equivocaba… - y diciendo esto señaló su pelo empapado.
El chico sonrió conforme con la explicación.
- ¿Estudias en esta universidad? – preguntó.
Mica cometió el error de levantar la mirada y sus ojos se clavaron en los del chico, un hormigueo le recorrió la columna; “peligro Mica… no le mires…no le des ningún dato…”
- No… - contestó ella secamente. Lo cierto era que le hubiera gustado estudiar una carrera, pero era imposible, o eso le había dicho su entrenadora, así que se tenía que conformar con leer todo lo que caía en sus manos.
- Ya, yo tampoco – contestó el chico sonriendo ajeno a la cortante respuesta de Mica – pero esta biblioteca está muy bien, suelo venir por aquí a menudo.
Mica localizó sus tres libros y se puso de pie de nuevo. El chico continuaba agachado poniendo en orden los suyos que eran bastantes más de tres. Tres chicas que estaban sentadas en una mesa de la biblioteca miraban al chico con descaro y cuchicheaban y Mica se podía imaginar perfectamente de que estaban hablando, “el chico era guapo, la clase de chico que llama la atención…” pensó. El muchacho se puso en pie; era alto y fuerte, tenía el pelo rubio y ligeramente largo y sus ojos verdes eran vivos y descarados, “es la clase de chico del que me podría enamorar sin darme cuenta…” volvió a pensar.
- Bueno… pues adiós – se despidió Mica, y sin esperar respuesta decidió ponerse en camino hacia el mostrador preguntándose tontamente como estaría su pelo y si los pantalones que llevaba le hacían una bonita figura. “Mierda…“ se dijo “ ¿qué más da como esté tu pelo si ese chico te da igual?”. Pero inconscientemente y a pesar de esos pensamientos se llevo la mano que le quedaba libre a la cabeza y se ordenó de mala manera los mechones húmedos que le caían sobre la cara. “Tal vez si me hubiera puesto un abrigo no tendría esta pinta tan patética…” pensó mirando su camiseta y sus vaqueros empapados. Pero lo cierto es que la ropa húmeda se le ajustaba al cuerpo marcando su perfecta figura moldeada a base de entrenamiento diario durante los cien últimos años y su pelo negro largo y mojado con los mechones cayéndole sobre la cara le daba un aspecto salvaje y marcaba más si cabe sus intensos ojos azules.
- Espera – dijo el chico a su espalda – no me has dicho tu nombre.
Una sonrisa imperceptible cruzó el rostro de Mica y dándose la vuelta contestó cortante:
- No te lo he dicho porque no quiero que lo sepas.
Él sonrió ante la respuesta de Mica.
- Así que era por eso… – dijo – …y yo que pensaba que habías quedado cautivada por mi arrebatadora sonrisa…
- Un poco creído ¿no? – dijo Mica y mirándole de arriba abajo añadió – lo siento pero no eres mi tipo.
El chico subió una ceja. Estaba claro que no solían rechazarle todos los días y que aquella conversación le estaba divirtiendo.
- ¿y cual es tu tipo? ¿los chicos bajos y gorditos?... o tal vez me equivoco de sexo y te van más las tías altas y fuertes…
Mica sonrió con ironía:
- Prefiero cualquiera de esas dos opciones antes que un guapito de cara, chulo y creído como tú – y diciendo esto Mica se dio la vuelta para continuar su camino hacia el mostrador.
- Espera no te vayas… - escuchó a su espalda - … entonces… ¿no me das tú número de teléfono?
Mica ignoró al chico por completo aunque sentía una sensación de hormigueo en el estómago mientras pensaba en él y se tenía que obligar a no darse la vuelta y mirarle.
Tardó un rato en devolver en el mostrador los libros que traía y elegir tres nuevos libros para llevarse. Al dirigirse hacia la puerta de salida se dio cuenta de que el chico ya se había ido y sintió una especie de desamparo; “Mica eres una paranoica” se dijo ”que un chico te salude no significa que te tengas que casar con él… podías haberle dado tu número… para hablar… o incluso quedar… puede que una cita nada más… pero solo una… un rollo de una noche… nada de amor… después de todo eres humana, una humana que no crece pero humana… y con hormonas de adolescente de dieciséis años… si, está claro que eso de las hormonas es lo que peor llevo…”
Mica iba sumida en estos pensamientos cuando atravesó la puerta y de nuevo una voz conocida habló a su espalda:
- Entonces de sexo ni hablamos ¿no?... – el chico estaba apoyado en la parte exterior del marco de la gran puerta de la biblioteca, había dejado la montaña de libros en el suelo y buscaba algo en los bolsillos de su anorak – venga, dime tu número, deja que te invite a cenar, te prometo que te lo pasarás bien…
- No te rindes fácilmente – dijo Mica a punto de sucumbir.
- Es que cuando veo algo bonito como tú tengo que tenerlo, si no reviento… - contestó él con una sonrisa pícara.
- Está bien… ¿tienes un donde apuntar? – dijo Mica rendida.
Automáticamente el chico sacó un bolígrafo y un ticket de autobús usado del bolsillo. Mica lo tomo, apuntó en la parte trasera del ticket su número y se lo dio.
- Me llamo Mica – dijo ella sonriendo.
- Yo soy Saul.
- Pues hasta pronto Saul… - dijo Mica y apretando sus libros contra el pecho echo a correr bajo la nieve.
- Adiós Mica… - Saul miró como Mica se alejaba; “aquella chica era preciosa… y todo un carácter…” desde luego era distinta al resto de las insulsas chicas que solía conocer, incluso las universitarias resultaban ser estúpidas niñatas a su lado… Volvió a mirar el papel en el que estaba escrito el teléfono deseando que no fuera falso, no podía evitar sentir un cosquilleo en el estómago al pensar en Mica.
Al guardar el billete de autobús en el bolsillo de nuevo se cortó ligeramente en la yema del dedo con el papel. “Mierda” pensó mirándose el dedo. Por supuesto la herida había desaparecido… era lo único bueno que tenía ser un eterno.




QUINTA HISTORIA:


Situado en los confines del mundo, allí donde el cielo y la tierra se funden, donde ningún mortal es capaz de llegar por sus propios medios, bañado siempre por una luz mortecina y rodeado de tinieblas, se alza el Palacio, con sus altos torreones negros acabados en punta que se pierden entre las nubes oscuras y los miles de adornos que decoran cada recoveco de la piedra, ninguno igual al anterior, en una arquitectura única que no podría ser obra sino de un ser sobrenatural.

En una de sus infinitas salas, recostada sobre el vano de la ventana de su habitación, en arco de pico y con varios metros de altura, Éter, princesa de la luz, tenía la vista perdida en el infinito, sin ver el inmenso edificio que se extendía por todas partes, cubierto por nubes anaranjadas y engalanado con miles de orlas de todos los colores y tonalidades existentes.
- Así que ahora sí que soy como tú –dijo con resentimiento Maximus, de pie tras ella y muy rígido.
La muchacha fingió no inmutarse ante las palabras cargadas de acusación de quien hace unos días habría llamado novio y ahora no sabía cómo apodar.
- Exactamente –tragó saliva.
Durante un rato volvieron al silencio tenso que había reinado antes. Finalmente, Éter inspiró y se giró para encararlo, provocando que su larga melena rubia y ondulada se esparciera por toda su espalda. Algo se le atragantó en la garganta al hablar.
- ¿No era lo que siempre me asegurabas? ¿Acaso me mentías cuando decías “Juntos para siempre”? –trataba de reprimir las lágrimas.
Él desvió la vista hacia abajo.
- Nunca lo pensé en un sentido tan… literal.
- ¿A no? –no pudo evitar alzar la voz-. ¿Qué significa para ti “siempre”? ¿Es que te faltó añadir “siempre hasta que yo quiera” o algo por el estilo?
- No… -tartamudeó, intentando seleccionar las palabras apropiadas-. Con siempre me refería a toda la vida no a…
- ¿La eternidad? –levantó el tono con sorna-. Perdona, pero ésta es mi vida.
- Y por lo que se ve, ahora también la mía… -murmuró.
- Efectivamente, pero no entiendo dónde está el problema. No pusiste tantas pegas cuando te lo ofrecí.
- ¿Que dónde está el problema? Tenía una vida, ¿sabes? Unos planes, unos sueños, unas expectativas… y de repente abro los ojos y no queda nada eso.
- Por supuesto que no. De repente tienes más, mucho más. Un tiempo infinito para realizar eso y lo que quieras.
- ¿Ah, sí? ¿Y mi familia, mis estudios…? Ni siquiera sé dónde estoy.
- Todo eso son nimiedades –la rabia que encolerizó los ojos de Maximus la hizo rectificar rápido-. Quiero decir que te lo parecerán dentro de poco.
El odio cruzó por su mirada ante este comentario y le dio la espalda a Éter, sentándose en un diván que había en el centro de la habitación. La princesa se sintió mal y se maldijo por no tener ni idea de qué hacer. Finalmente optó por sentarse a su lado, lentamente, sin decir nada. Él apartó la cara, pero al rato acabaron frente a frente. Éter le acarició la mano y, aunque al principio rehusó un poco, terminó dejándose.
- Sé lo difícil que es para ti –comenzó ella con calma-, renunciar a todo lo que conoces, empezar de nuevo… pero no puedo hacer esto sola, no sin ti. Soy consciente de que te pido demasiado, pero, por favor… -su ruego se ahogó.
Ante el silencio de Maximus, decidió continuar.
- Me gustaría poder decirte que verás a tu familia otra vez, y a tus amigos, pero no lo sé, no sé siquiera si mañana esté viva.
Aunque se mostraba reacio, ésta última realidad le hizo angustiarse. Le acarició una mejilla.
- Éter, en unas horas vas a ser proclamada diosa –le costó decir la palabra-, y no eres capaz de saber qué va a pasar –la incredulidad teñía su voz-. Además, no entiendo cómo puedes morir.
- Primero, no soy un oráculo para vaticinar nada –se quedó pensativa-. Ojalá, así hubiese sabido tu reacción de antemano. Y el que seamos inmortales no quiere decir que no nos puedan asesinar, como ya te he explicado que le sucedió a mi madre Nicte. Ahora todos mis hermano y yo tenemos que ocupar la totalidad sus cargos como diosa de la noche… y a mí me ha tocado la parte bélica. Como tal, mi primera misión es vengarla, no es tan difícil de comprender. En cuanto me nombren diosa de la luz, organizaré al ejército y partiremos en busca del homicida. No me dejes marchar con la realidad de no contar ya con tu cariño –se desesperó.
Cruzaron una mirada significativa durante largo rato.
- Sabes que no es así –la tranquilizó él- pero es que todo esto es tan complicado.
- Cuando vuelva intentaremos arreglarlo, no voy a permitir que seas infeliz, y menos por mi culpa.
Maximus se mordió el labio, dubitativo, hasta que de repente mostró una gran resolución.
- Te voy a acompañar a la batalla, no te dejaré sola.
Ella sonrió con ternura, para después negar.
- Jamás has peleado, no puedes aprender en un día –iba a protestar, pero lo hizo callar- y aunque supieses no te iba a dejar inmiscuirte en cruzadas divinas, esto no tiene nada que ver con cualquier guerrilla humana que hayas podido ver.
- Pero ahora soy como tú.
- No eres un dios, tan solo inmortal.
- Tú tampoco eres una diosa.
- Me quedan pocas horas para serlo.
Maximus agachó la cabeza afligido, aceptándolo.
- Lo que me recuerda –dijo Éter-, que tengo que ir ya a comenzar a arreglarme para la ceremonia.
Una súplica de “no” cruzó por sus ojos, pero ella sonrió apesadumbrada.
- Te prometo que nos veremos antes de que me proclamen diosa. Pero no me montes escenas de despedidas, ¿vale? Ya sabes que las odio –bromeó.
Él asintió y se besaron en los labios, suavemente, por sólo unos segundos al final de los cuales la princesa se separó, levantándose, y se alejó sin parar de mirarlo hasta llegar a la puerta, donde se despidieron silenciosamente y desapareció entre los retorcidos pasillos del palacio de formas imposibles. Maximus estaba totalmente inmóvil, con la mirada perdida, pensando en todo lo que le estaba pasando. Entonces, levantó la vista hacia la salida por la que hace un momento había desaparecido su novia y de nuevo volvió a aparecer la resolución en sus ojos. “He dicho que no te voy a abandonar y no lo haré. Sea como sea te acompañaré”.



SEXTA HISTORIA:

Orbis alia

“Cuenta la leyenda que, en una isla escocesa, habitaba la última leanan sídhe. Esta hermosa pero pérfida criatura era repudiada por el resto de los de su raza, los aes sídhe, porque compartía su lecho con humanos, los seres más impuros y repulsivos que hubiese engendrado la naturaleza.
La leanan sídhe, sin embargo, se dejaba amar por ellos. Siempre sorprendía a algún hombre desprevenido en mitad del bosque y, sin tener necesidad de seducirle, él quedaba cautivado con solo mirarla. Pues la leanan sídhe tenía la apariencia de una bella mujer de cabellos dorados, musa de poetas y artistas. Tan pronto como la leanan sídhe se fijara en un hombre, éste tenía dos opciones: o unirse a ella por propia voluntad, o rechazarla y convertirse en su esclavo. La única escapatoria posible, además de la muerte, era encontrar a otro incauto que ocupara su lugar. Todo amante de la leanan sídhe gozaba de una vida intensa, pero breve, pues ella se alimentaba de la fuerza vital de sus amantes.
De esta manera, la leanan sídhe era considerada indigna por banshees, leprechauns y demás aes sídhe, quienes no podían tolerar su sola presencia. Ello llevó a las leanan sídhe a ocultarse, en un intento por evitar sus continuos ataques. Se dice que hubo una gran guerra feérica, invisible para los ojos humanos, en la cual el resto de razas celtas se unieron a los aes sídhe para desterrar del mundo a las leanan sídhe. Esta guerra se ensañó con ellas, reduciendo su número hasta la extinción.
Tal que así, se formó la leyenda de que sobrevivió una única leanan sídhe que, al principio de la guerra, corrió a refugiarse en una isla olvidada en las costas escocesas. De esta leanan sídhe no queda nada en la memoria feérica, ni siquiera su propio nombre. Ella, como buena parte de las razas feéricas, gozaba del don de la juventud y la vida eternas. Pero, ¿de qué le servían en soledad perpetua?
Por ello, algunas lenguas populares divulgaron la leyenda de esta leanan sídhe, que decidió vengarse de las razas feéricas cometiendo el mayor pecado que podía hacer un hada: unirse con un ser humano y engendrarle una hija. Nada supo nunca este hombre de la vida que nació fruto de su semilla, ni de la naturaleza de la preciosa mujer con la cual una noche compartió lecho. Nada supieron las razas feéricas de esta hija, exceptuando habladurías aldeanas que escucharía uno de los suyos mientras dormitaba en los árboles, y a las que nula credibilidad daría.
Según esas habladurías aisladas, la leanan sídhe abandonó a su hija en el continente, alejándola de las islas donde su raza tanto había sido maltratada. Para que contara con un buen futuro, se aseguró de que fuera adoptada por una pareja de nobles estériles que rogaban todas las noches a Dios que les concediera un vástago. Cuentan que la leanan sídhe sonreía dichosa, pues tenía a su hija en mente, el día en que se suicidó. Suyo ya no era el don de la eternidad, sino que se lo había traspasado a su descendiente en el momento del parto.
‘¿Cuáles serían las intenciones ocultas de la leanan sídhe al llevar a cabo esta concepción?’ se preguntaban los aldeanos que conocían la leyenda. Murmuraban, relatando que la leanan sídhe había encontrado, con su hija, el modo de hacer pagar a las razas feéricas la extinción de su gente. Pero la realidad es que el rastro de la mestiza, la única humana y feérica en el mundo, se había perdido mucho tiempo atrás en la memoria, mucho antes de que las hadas dejaran de ser consideradas unas criaturas reales y pasaran también a ser seres míticos.”

- Próxima parada: Ciudad Universitaria - proclamaron los altavoces.
Christian despegó la vista de su e-book, extrañado. ¿Desde cuándo había altavoces en el metro de Madrid que te avisaran de las paradas?
Centró su atención en el relato que había estado leyendo. Era el último de un conjunto de historias, centradas todas en el mundo de las hadas celtas. Se lo había descargado la noche anterior, para tener algo con lo que entretenerse, y además así estrenar su regalo de su decimoctavo cumpleaños, que irónicamente era dentro de dos semanas. Así eran sus padres. Seleccionó “Eliminar”, y el relato sobre la leanan sídhe fue a parar a la papelera.
El metro se detuvo en Ciudad Universitaria e imitó al resto de estudiantes con los que compartía vagón. Las clases auténticas no eran hasta dos días después, pero esa mañana tenían las presentaciones de sus carreras. La suya era en algún lado de la facultad de Humanidades de la Complutense, a la que sólo sabía ir gracias a los planos que consultó por Internet.
El sol de finales de septiembre lo recibió cuando terminó de ascender las escaleras de la boca del metro. Buscó el paso de peatones que había visto en los planos y torció hacia él sus pasos. Distraído, Christian tropezó con un objeto. Era un monedero de piel ocre. Al agacharse para recogerlo, por poco no choca con otra chica que hacía lo mismo.
- ¿Es tuya? – le preguntó.
En ese momento alzó la vista para verle la cara. Y se quedó sin aliento.
- Sí, gracias por molestarte – respondió ella antes de girarse para continuar su camino.
Sus palabras parecieron llegarle desde muy lejos, absorto como se había quedado al mirarle a los ojos durante aquel breve instante que a él se le antojaba mucho más largo.
A Christian le gustaba leer por influencia de su padre, que trabajaba en una imprenta. Y se había hartado a leer descripciones de miradas, exageradamente profundas y valorativas. Él no creía en eso de “los ojos son el espejo del alma”, por muy hermoso que sonara. Para él, los ojos hablaban de la salud, no del espíritu.
Pero aquellos ojos… le habían hecho cambiar de parecer. A primera vista no tenían nada de especial, eran muy oscuros y enmarcados por largas pestañas. Unos ojos bonitos, desde luego, pero nada que no tuvieran muchas más personas. Sin embargo, en ellos se leía algo, con una intensidad sobrecogedora. Aquellos ojos hablaban de su portadora. Una mirada profunda y penetrante como nunca había visto, una mirada que decía que aquellos ojos habían visto muchas cosas, demasiadas como para ser una simple jovencita. Una mirada antigua y sabia, más que la de los muchos ancianos de la residencia donde trabajó su madre, más que la de aquellas personas que habían vivido de primera mano la peor etapa de la historia de su país de procedencia, el holocausto judío.
Christian volvió a la realidad cuando sonó su móvil avisándole de que tenía un mensaje. La chica del monedero iba ya varios metros por delante de él, pero constató feliz que se dirigía, como él, a la facultad de Humanidades. Sería tentar demasiado a la suerte que estuvieran en la misma carrera y estuviera en su presentación. Recordando que sus amigos le habían dicho que no se perdía nada por no ir a las presentaciones, encaminó sus pasos tras la chica, decidido a averiguar dónde tenía clases y a buscar una oportunidad para un segundo contacto.
Pensaba que sería el ser más estúpido de la Tierra si dejaba escapar a la persona con la mirada más interesante que conocería jamás. Pero, por supuesto, Christian ignoraba el alcance que tendría en su vida ese deseo tan humano de conocer a otra persona. Porque Alexandra, esa chica que ya le había robado el corazón sin entonces saberlo ninguno de ellos, hacía muchísimo tiempo que había dejado de ser una persona más en el mundo.





Agradecimientos a editorial Montena (RHM)

80 comentarios:

  1. Entonces, ¿estas historias son las que han elegido como mejores y la gente tiene que elegir cinco? ¿O son las del sorteo? :O

    ResponderEliminar
  2. Estas historias corresponden a las 6 elegidas, entre las que tenéis que elegir 5. Las del sorteo serán a parte como se menciona en el post.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Hola! Ya están todas leídas...¿donde hay que darle para votar? En el post pone en la imagen de arriba pero no veo ninguna para votar u.U

    Cuando votemos hay que votar con el nick del foro para que se tenga en cuenta en el sorteo?

    Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Hola Maisha,

    En este mismo post se dicen las 5 historias que te han gustado en plan:

    - Historia 1
    - Historia 2......etc

    Y se utiliza el nombre o nick que hayais utilizado para participar en el concurso, en caso de que os interese que os ayude para el sorteo.

    ¡Un abrazo y mucho ánimo! :)

    ResponderEliminar
  5. Hola! Leídas todas las historias ^^

    Mis votos van para:
    -Historia 2
    -H. 3
    -H. 4
    -H. 5
    -H. 6

    =)

    ResponderEliminar
  6. Hola! Ya están todas leídas, son muy buenas. Haber mi nick en el foro es Drina y las historias por orden de preferencia son:

    Historia 6
    Historia 2
    Historia 5
    Historia 4
    Historia 3
    Historia 1

    Que complicado es esto...ahora os entiendo u.U

    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! Está complicada la elección, es muy difícil decidirse, pero bueno, tras darle muchas vueltas ahí va mi votación:

    -Historia 6 "Orbis alia"
    -Historia 5 (princesa de la luz)
    -Historia 1 "Eternos, el despertar"
    -Historia 3 "Reloj de Arena"
    -Historia 4 (biblioteca)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Todas son increíbles!!!

    Historia 1
    Historia 2
    Historia 3
    Historia 4
    Historia 6

    1 bs!

    ResponderEliminar
  9. Holaa! las seis historias me han encantado, pero mi voto es:

    Historias
    1
    2
    3
    4
    6

    besoos y mucha suertee ^^

    ResponderEliminar
  10. Ya están leídas :)
    Mis votos para
    -H. 4
    -H. 3
    -H. 5
    -H. 6
    -H. 2

    Felicidades a los 6 finalistas! :D

    ResponderEliminar
  11. ¡¡Holaaaa!!
    Beenoo yo no he participado en el concurso pero ya tenia ganas de leer los capítulos jijjiij y si me dejais votar, mejor que mejor ;D
    Aunque me han gustado todoos, por algo son los finalistas jej, como estudiante de historia del arte que soy no puedo dejar pasar la definición del edificio de la historia 5, lo siento ): .. y al autor/a, para otra vez decirte que pueden ser tanto relieves (a distintos niveles) como esculturas, pero no "adornos". Sé que no tenías por qué saberlo y espero que te sirva para hacerlo mejor ;D. Recuerda que cada día aprendemos cosas nuevaas ^^

    Así que voto por
    la historia 1
    la historia 2
    la historia 3
    la historia 4
    y la historia 6

    Un abrazo y ¡¡Mucha sueerteee ^^!!

    ResponderEliminar
  12. Ya están leídas :)
    Mis votos para:
    -H. 4
    -H. 3
    -H. 5
    -H. 6
    -H. 2

    ResponderEliminar
  13. Ya están leídas :)
    Mis votos para
    -H. 4
    -H. 3
    -H. 5
    -H. 6
    -H. 2

    Felicidades a los 6 finalistas! :D

    ResponderEliminar
  14. las 6 historias estan bien pero estas son las qeu mas me han gustado:
    H.4
    H.2
    H.6
    H.1
    H.5

    ResponderEliminar
  15. acabadas de leer las 6 historias, mi votacion es:

    Historia 2
    Historia 4
    Historia 3
    Historia 5
    Historia 1

    Adios!

    ResponderEliminar
  16. Holaa!!todas leidas!

    Mis votos son para:

    -Historia 5
    -Historia 6
    -Historia 3
    -Historia 4
    -Historia 1
    -Historia 2

    ResponderEliminar
  17. Holaa!!todas leidas!

    Mis votos son para:

    -Historia 5
    -Historia 6
    -Historia 3
    -Historia 4
    -Historia 1
    -Historia 2

    Besos!

    ResponderEliminar
  18. Bueno, soy IloveEdward en el foro..

    y aqui están mis votos, por orden de preferencia :)


    Historia número 4
    Historia número 3
    Histroia número 6
    Historia número 1
    Historia número 5


    enarabuena a todos, estan genial las historias :D

    1beso

    ResponderEliminar
  19. ups lo siento he votado 2 comentarios de + xDD perdon, pueden borrarse?

    ResponderEliminar
  20. ¡Historias leídas!

    Mi orden de preferencia es el siguiente:

    - Histotia 6
    - Historia 5
    - Historia 2
    - Historia 3
    - Historia 4

    Mi nick en el foro es Mística.

    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  21. Holaaa! primero de todo, felicitar a los finalistas!:P

    Bueno, en el foro soy alice_cullen y mi orden de preferencia es el siguiente:

    1)Historia 6, "Orbis alia"
    2)Historia 5, (biblioteca)
    3)Historia 4, (princesa de la luz)
    4)Historia 3, "Reloj de Arena"
    5)Historia 2, (Adán y Eva)

    Adiós y suerte! ;)

    ResponderEliminar
  22. Cómo vais a elegir? Cuando tu haces la lista de los cincon, cuentan todos los votos igual o el de primer lugar tiene más importancia que el último?

    ResponderEliminar
  23. Y el capítulo de los cinco que no resultase ganador... ¿entraría en el sorteo?

    ResponderEliminar
  24. Ya leí las seis historias. Mi nick es Kristyn.

    Esta es mi votación:
    historia 5
    historia 6
    historia 3
    historia 2
    historia 4

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  25. Las que mas me han gustado son:
    1º-Historia 4(Esta me encanto!!!)
    2º-Historia 1
    3º-Historia 2
    4º-Historia 3
    Las otras no me gutaron mucho...-.-

    ResponderEliminar
  26. Mi nick es claudita. Voto por:

    Historia 1
    Historia 2
    Historia 4
    Historia 5
    Historia 6

    Un beso!!
    =)

    ResponderEliminar
  27. Pues me han gustado mas la 4 es mas o menos asi

    4
    2
    6
    5
    3
    la primera era buena pero preferi las otras mas.

    ResponderEliminar
  28. Kira_Gemela says...

    Esta es mi votación:

    -H. 1
    -H. 3
    -H. 6
    -H. 4
    -H. 5

    :D

    ResponderEliminar
  29. la historia q mas me ha gustado es
    la 4 (me encanto)
    la protagonista y la historia estan genial deseo q gane!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  30. La votación es hasta el lunes inculive o finaliza cuando llegue el lunes?

    ResponderEliminar
  31. Hola!!! Mi nick del foro es Rocío_Luna (por si es necesario)

    Acabo de leer todos los relatos estan genial!!! Me he quedado con ganas de saber que pasara en algunos de ellos :D Teneis mucho talento tod@s, realmente esta dificil decidirse bufff... pero weno ahi van mis votos.


    Historia 6 (Orbis alia)
    Historia 4
    Historia 2
    Historia 1 (Eternos al despertar)
    Historia 3


    Un beso y suerte a todos!!!

    ResponderEliminar
  32. Mis votaciones son:

    -Historia 2
    -Historia 3
    -Historia 1
    -Historia 5
    -Historia 4

    ResponderEliminar
  33. Todas están muy bien, pero las mejores:

    H: 5
    H: 4
    H: 3
    H: 2
    H: 6

    ResponderEliminar
  34. Ahí va mi votación:

    H. 5
    H. 6
    H. 4
    H. 3
    H. 2

    Suerte a todos los participantes! ^^

    ResponderEliminar
  35. Hola!! Ya he leído tadas y aquí estan mis votos:
    Historia 2
    Historia 5
    Historia 4
    Historia 6
    Historia 1
    Historia 3

    ResponderEliminar
  36. Mi nick es Sandraa! y mis votos son:
    -Historia 2
    -Historia 5
    -Historia 4
    -Historia 1
    -Historia 3
    -Historia 6

    ResponderEliminar
  37. Nick: María14
    Votos:
    -1
    -3
    -5
    -6
    -2
    -4

    ResponderEliminar
  38. (nick: blondine)
    Ya-tá
    Habría que corregir unas faltas de ortografía y el parecido de unas con algunas series...pero me han gustado.
    Por orden, mi voto es para:
    5,6,4,3 y 1.
    Enhorabuena a los afortunados

    ResponderEliminar
  39. a mi las que mas me han gustado son la 6 y luego la 5. seguidas de la 2, la 4 y la 3.

    suerte!

    ResponderEliminar
  40. Hola ya me las he leido todas mis historias favoritas por orden de preferencia han sido:
    Historia 4
    Historia 6
    Historia 2
    Historia 1
    Historia 5

    ResponderEliminar
  41. Hola =)
    Ya las he leído todas y la 4 ha sido la que más me ha gustado con diferencia, me hubiera gustado que continuara la historia para saber que pasa.
    En segundo lugar la historia 2
    En tercero la historia 6
    Y la 3 y la 5 no me acaban de convencer, aunque la 3 me gustó mucho el principio, como nos adentra en la historia y de la 5, para mi gusto, quizás tendría que haber explicado un poco más de como fue el inicio de su historia (como se conocieron, como lo transformó.. por ejemplo).
    Y la 1 ha sido la que menos me ha gustado ya que sinceramente no me gustó mucho la historia aunque creo que está bastante bien escrita.

    MUCHA SUERTE A TOD@S!

    PD: simplemente es mi opinión y aunque una de estas historias no gane seguid intentándolo que por algo estáis entre las 6 mejores no?

    ResponderEliminar
  42. Hola!!ya estan todas leidas!! en el foro soy Xio ^^
    Primero felicidades a los finalistas me han parecido muy interesante todas las historias y me he quedado con ganas de saber que pasaran en un par de historias n_n

    Mis votaciones son:
    Historia 6
    Historia 4
    Historia 5
    Historia 3
    Historia 2

    Mucha suerte!!!

    ResponderEliminar
  43. H. 3
    H. 4
    H. 1
    H. 6
    H. 5

    ResponderEliminar
  44. Mi nick es cachuli y quiero votar por:
    La 1ª historia: eternos al despertar.
    La 2ª
    La 4ª
    La 5ª
    Y la 6ª: Orbis alia.
    Me va a dar pena por la que no gane, de 6, 5; siempre le quedara el sorteo.

    ResponderEliminar
  45. Mi voto es para:

    Historia 2
    Historia 6
    Historia 5
    Historia 3
    Historia 1

    ResponderEliminar
  46. me fasinaron son interesantas y como a mi me gustan de fantasia


    - 6
    - 4
    - 2
    - 1
    - 5
    - 3

    ResponderEliminar
  47. Mi votacion es:

    Historia 2
    Historia 5
    Historia 1
    Historia 6
    Historia 3

    Jose Manuel.
    Que gane el mejor.

    ResponderEliminar
  48. Yo voto por estas historias:
    - la 2
    - la 3
    - la 4
    - la 5
    - la 6

    me han encantado (L)

    ResponderEliminar
  49. mmmmm, mis votos van asi:
    6
    2
    5
    3
    4

    suerte!!

    ResponderEliminar
  50. no lo he especificado del todo cuando he votado pero mi nick en el foro es sandy_16!no se si me explico, lo que quiero decir es que cuando he votado de nombre he puesto sandy_16 pero en el mensaje no lo he dixo. uf que lio! hahhahah
    lo digo x si acaso para que me ayude en el sorteo ^^'

    ResponderEliminar
  51. Ola! Todas genial. Mis votos:

    3
    2
    5
    6
    4

    Suerte!

    ResponderEliminar
  52. voto por las historias 2 y 4

    ResponderEliminar
  53. Hola, mi nick es Fleurdenuit.
    Después de leer todos los capítulos he decidido que:

    1)Historia 6,
    3)Historia 4,
    2)Historia 5,
    4)Historia 3,
    5)Historia 2.

    Una pequeña crítica costructiva que me ha influenciado a la hora de votar: los signos de puntuación dan mucho sentido a la obra y el mal uso de ellos puede desmejorarla mucho. Cuando escribáis algo procurad poner atención en eso, y, sobretodo, ¡leer lo que habéis escrito tantas veces como haga falta para aseguraros de que todo cuadra!

    ResponderEliminar
  54. Hola!! Mi nick es Inara y mi votos son para:
    - Historia 2
    - Historia 3
    - Historia 4
    - Historia 5
    - Historia 6
    Mucha suerte a todas/os!!! os mereceis ganar las 6!!

    ResponderEliminar
  55. Hola, mi nick es Fleurdenuit.
    Después de leer todos los capítulos he decidido que:

    1)Historia 6,
    3)Historia 4,
    2)Historia 5,
    4)Historia 3,
    5)Historia 2.

    Una pequeña crítica costructiva que me ha influenciado a la hora de votar: los signos de puntuación dan mucho sentido a la obra y el mal uso de ellos puede desmejorarla mucho. Cuando escribáis algo procurad poner atención en eso, y, sobretodo, ¡leer lo que habéis escrito tantas veces como haga falta para aseguraros de que todo cuadra!

    suerte, :P

    ResponderEliminar
  56. ¿Cuándo diréis los ganadores?

    ResponderEliminar
  57. hola! bueno... mi nick en el foro es iischy y aqui dejo las 5 historias que mas me gustaron:

    -historia 4
    -historia 6
    -historia 5
    -historia 3
    -historia 2

    ResponderEliminar
  58. se puede seguir votando o ya se akabo el plazo???

    knd pondreis los resultados???

    ResponderEliminar
  59. Daniel- Juvenil romántica

    Hola a todos!! podeis seguir votando hasta que yo os diga que pareis!! cuando mente diciendo STOP!!! lo sabreis ijijij

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  60. jajajaja, gracias por la aclaracion :)

    mi orden es el siguiente: 5-6, 2, 4 y 3

    saludos

    ResponderEliminar
  61. Dani91- juvenil romántica

    STOP!!! se para de votar en este momento!!

    ResponderEliminar
  62. cuando publicareis los resultados de esto y el sorteo??

    segun mis cuentas la primera historia a sido la emnos votada

    ResponderEliminar
  63. aaaai ya queda poco entonces para saber... jiji

    ResponderEliminar
  64. Són geniales ^^.

    - Historia 6
    - Historia 2
    - Historia 4
    - Historia 1
    - Historia 3

    ResponderEliminar
  65. he leido todas la historias y la q mas me gusta es la 4 y despues la 6

    ResponderEliminar
  66. Las historias que más me han gustado, han sido las siguientes, y por este mismo orden:
    H.4
    H.1
    H.6
    H.5
    H.2
    También quería comentar que sobre todo, me han gustado mucho la 4, que le pondría un 10, la 1 y la 6, que les pondría un 8.5; Creo que están muy bien, y que se podrían alargar, haciendo una historia más extensa.
    Si los autores de estas historias veis esto, ¿podríais hacer estas historias en una versión más extensa y enviármelas por correo
    (vhollywell@yahoo.es)?
    He enviado un correo a JR para intentar a ver si querrian hacer esto con las 2 o 3 mejores después del concurso.
    ¡¡MUCHA SUERTE A TODOS/AS!!
    Responderme pronto, VH.

    ResponderEliminar
  67. Hola, Mi nick es smarties. Soy nueva en el foro asi que no se muy bien como va esto :S
    Acabo de leer todas las historias y me parecen geniales :)
    Mis votos (en orden de preferencia) son:
    Historia 4
    Historia 3
    Historia 5
    Historia 6
    Historia 2
    Mucha suerte para tod@s!! ;)

    ResponderEliminar
  68. xo se puede seguir votando??? si voto, contaria xa el concurso?? es que no pude votar antes, xo veo que hace tiempo que se dijo STOP!! sino, cuando saldran los resultados??

    ResponderEliminar
  69. DANI91


    los ganadores ya están avisados por email, solamente falta uno por contestar, en cuanto recibamos la contestación se dirá.

    ResponderEliminar
  70. todavia no a contestao la persona ke falta?¿

    ResponderEliminar
  71. Todas me gustaron mucho, en especial la Historia cuatro. Si debo elejir, optaria por:
    H. cuatro
    H. tres
    H. cinco
    H. seis
    H. uno

    ResponderEliminar
  72. me gustaria saber el nombre del autor de la primera historia para comprar ese libro si alguien lo sabe porfavor escriba

    ResponderEliminar
  73. Hola.... las historias me encantaron.... pero b¡sobre todo la numero 4....

    me podrian decir por favor el nombre del libro para comprarlo??? porfavor... gracias

    ResponderEliminar
  74. DIOS me he enganchado a un libro que (creo) no existe.la historia 4 me ha encantado.ya se que ya no se puede votar pero lo tengo que decir
    h.4
    h.3
    h.6
    h.5
    h.2
    me ha encantado las historias i seguro que se podrian sacar buenos libros, besos a todos i felicidades

    ResponderEliminar
  75. espera las historias tienen libros??????no,no?si las teneis me podrias decirmo los titulos i los autores??????'
    pliiiiiiis sobretodo la 4
    gracias

    ResponderEliminar
  76. Se que ya no se puede votar pero...
    necesito saber si va a haber libro de la historia 4,o decirme como se llama la xika k lo ha escrito.... esque me encantaria saber de como sigue
    jeje bss

    ResponderEliminar

Trata que tus comentarios hagan referencia al artículo publicado. Los mensajes fuera del tema, promocionales o aquellos que resulten ofensivos para los usuarios de la página, serán suprimidos.

"Todo hombre es tonto por lo menos 5 minutos al día; la sabiduría consiste en no rebasar el límite."

- Elbert Hubbard